Logran cambiar desde el presente un evento del pasado

Logran cambiar desde el presente un evento del pasado

29 de marzo de 2014 a la(s) 16:57

 

Un grupo de físicos acaba de lograr lo que parecía imposible: modificar desde el presente un evento que ya había sucedido con anterioridad. La hazaña se ha conseguido aprovechando una extraña capacidad de laspartículas subatómicas que ya había sido predicha, pero que jamás hasta ahora había podido ser demostrada. El espectacular hallazgo se publica en Nature Physics.

 

A la larga lista de propiedades extraordinarias de las partículas subatómicas habrá que añadir, a partir de ahora, su capacidad para influir en el pasado. O, dicho de otra forma, para modificar acontecimientos ya sucedidos. El concepto clave que permite este nuevo y sorprendente comportamiento es un viejo conocido de los físicos: elentrelazamiento cuántico, un fenómeno aún no del todo comprendido y que consiste en una suerte de “unión íntima” entre dos partículas subatómicas sin importar a qué distancia se encuentren la una de la otra. Cuando dos partículas están “entrelazadas”, cualquier modificación que llevemos a cabo sobre una se reflejará de inmediato en la otra, aunque ésta se encuentre en el otro extremo de la galaxia.

Ahora, y por primera vez, un grupo de investigadores ha conseguido entrelazar partículas después de haberlas medido, es decir, a posteriori y en un momento en que alguna de ellas podría haber dejado ya de existir.

Suena desconcertante, es cierto. Incluso los propios autores del experimento se refieren a él como “radical” en el artículo que aparece esta semana en Nature Physics. “Que estas partículas estén o no entrelazadas -reza el artículo, cuyo primer firmante es Xiao-song Ma, del Instituto de Óptica Cuántica de la Universidad de Viena- es algo que se decidió después de haberlas medido”.

En esencia, los investigadores han conseguido demostrar que acciones llevadas a cabo en el futuro pueden ejercer influencia en eventos del pasado. Siempre y cuando, claro, limitemos la experiencia al ámbito de la Física Cuántica.

Entrelazamiento cuántico

Allí, en el extraño mundo de las partículas subatómicas, las cosas suceden de forma muy diferente a como lo hacen en el mundo “real” y macroscópico que podemos ver y tocar cada día a nuestro alrededor. De hecho, cuando el entrelazamiento cuántico fue predicho por primera vez, el mismísimo Albert Einstein expesó su disgusto por la idea calificándola de “acción fantasmal a distancia”.

Después, durante las últimas décadas, el entrelazamiento fue probado cientos de veces en laboratorio, sin que hasta el día de hoy los físicos hayan podido averiguar cómo puede producirse esa especie de “comunicación instantánea” entre dos partículas que no están en contacto físico. Ahora, el equipo de la Universidad de Viena ha llevado el entrelazamiento un paso más allá, y ha conseguido lo que nadie había podido hacer hasta ahora.

El experimento se elaboró con partículas de luz:

Para realizar su experimento, los físicos partieron de dos parejas de partículas de luz, esto es, de dos “paquetes” de dos fotones cada uno. Cada una de las dos partículas de cada pareja de fotones estaban entrelazadas entre sí. Más tarde, un fotón de cada pareja fue enviado a una persona hipotética llamada Victor. Y de las dos partículas (una por pareja) que quedaron detrás, una fue entregada a Bob y la otra a Alice. (Bob y Alice son los nombres que se utilizan habitualmente para ilustrar los experimentos de Física Cuántica).

Víctor, al tener un fotón de cada pareja entrelazada, tiene pleno control sobre las partículas de Bob y Alice. Pero qué sucedería si Victor decidiese entrelazar a su vez sus dos partículas? Al hacerlo, también los fotones de Bob y Alice (ya entrelazados con cada uno de los dos fotones en poder de Víctor), se entrelazarían el uno con el otro. Lo bueno es que Víctor puede decidir llevar a cabo esta accíon en cualquier momento que quiera, incluso después de que Bob y Alice hubieran medido, modificado o incluso destruído sus propios fotones.

“Lo realmente fantástico -afirma Anton Zellinger, también de la Universidad de Viena y coautor del experimento- es que esa decisión de entrelazar los dos fotones puede ser tomada en un momento muy posterior. Incluso en uno en que los otros fotones podrían haber dejado de existir”.

Un experimento predicho hace 12 años:

La posibilidad de llevar a cabo este experimento había sido predicha en el año 2000, pero hasta ahora nadie había conseguido realizarlo. “La forma en que entrelazamos las partículas -explica Zeilinger- es enviándolas hacia un cristal cuya mitad es un espejo. El cristal, por lo tanto, refleja la mitad de los fotones y deja pasar a la otra mitad. Si tu envías dos fotones, uno a la izquierda y otro a la derecha, cada uno de ellos olvidará de dónde procede. Es decir, perderán sus identidades y ambos quedarán entrelazados”.

Zeilinger asegura que la técnica podrá ser usada algún día para la comunicación ultrarápida entre dos computadoras cuánticas, capaces de usar el entrelazamiento para almacenar información. Por supuesto, una máquina así no existe todavía, aunque experimentos como el descrito suponen un paso muy firme hacia ese objetivo.

“La idea -asegura Zeilinger- es crear dos pares de partículas, y enviar una a un ordenador y la otra al otro. Entonces, si entrelazamos esas partículas (como en el experimento), los dos ordenadores podrán utilizarlas para intercambiar información”.

EL EXPERIMENTO DE LA INTENCION

Este experimento es reportado por Lynne Mc Taggart en su libro “El Experimento de la Intención”, precisamente en el capítulo 11. Ahí se lee también lo que aquí copio parcialmente. 
Rezar por el ayer
La víspera del año 2000, Leonard Leibovici, profesor de medicina interna en Israel y experto en infecciones hospitalarias, realizó un estudio sobre el efecto de la oración curativa con 4000 adultos que habían desarrollado una infección durante su estancia en el hospital. Preparó un riguroso protocolo,… … …ni los pacientes ni el personal del hospital sabían quién estaba recibiendo tratamiento, de hecho, ni siquiera conocían que se estaba realizando un estudio. Los nombres de todos los pacientes que estaban en el grupo de tratamiento fueron entregados a un individuo que rezó un momento por la salud y la plena recuperación del grupo en su conjunto. 
Leibovici estaba interesado en comparar tres resultados entre los grupos que fueron objeto de oración y los que no lo fueron: el número de muertes en el hospital, el tiempo total de estancia en el hospital y el tiempo de duración de la fiebre. 
Al analizar los resultados, empleó varias medidas estadísticas para evaluar la importancia de cualquier diferencia. Como suele suceder, el grupo que fue objeto de oración tuvo menos muertes que el grupo de control (28,1% frente al 30,2%), aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa. Lo que sí fue científicamente revelador, sin embargo, fue la gran diferencia que hubo entre el grupo que fue objeto de oración y el grupo de control en lo que respecta a la severidad de la enfermedad y el tiempo de curación. Las personas que fueron objeto de oración tuvieron una fiebre de mucha más corta duración, pasaron menos días en el hospital y se recuperaron más rápido que las del grupo de control.
El tema de las investigaciones de Leibovici —los efectos curativos de la oración, no era desde luego ninguna novedad. Pero su estudio presentaba un giro que sí era novedoso. Los pacientes habían estado en el hospital entre 1990 y 1996. La oración se realizó en el año 2000 —entre cuatro y seis años después—.
Aunque Leibovici había pretendido usar la ciencia para probar el absurdo de la medicina alternativa, acabó demostrando a mucha gente que podemos rezar hoy para afectar a algo que sucedió en el pasado. Leibovici parecía lamentar haber realizado su experimento y se negó a hablar más sobre él. A pesar de todos sus esfuerzos por aplicar la razón y la lógica a la medicina, ése fue el trabajo por el cual más se le recordaría —un estudio que demostraba que, en efecto, podemos retroceder en el tiempo y cambiar el pasado.

FÍSICA CUANTICA

La mecánica cuántica, el último avance en la búsqueda científica por comprender la naturaleza de la realidad física es una precisa descripción matemática del comportamiento de las partículas fundamentales.
La física clásica parte del hecho de que la materia existe. En física cuántica, resulta imposible hacer tal afirmación. Toda propiedad es relativa, establecida por el acto de observación. De esta manera, como dice Michel Bitbol, director del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia ya no existen las propiedades, sino las “observables”.
Lo que dice la mecánica cuántica, en la forma de suma de caminos de Feynman, es que la naturaleza sigue todos los caminos posibles y solo cuando es observada adquiere la función de onda en un estado de partícula.
Uno de los fenómenos más sorprendentes de las partículas subatómicas es que, según las leyes de la física cuántica, se pueden relacionar entre ellas a distancia de manera instantánea o a velocidades superiores a la de la luz.

Lo que ves y vives no es real, la materia solo es mientras alguien pensante la está observando.
–Esa materia representa un 99.9999% de vacío sustentado en un 0.0001% de presuntas partículas infraatómicas; quarks, que a lo más serían una probabilidad matemática, es decir un no ser. La materia es una ideación mental mientras es observada, no tan solo por la mente humana sino que por la mente de otros seres más sutiles y evolucionados que nosotros, seres que nos observan…
Que las partículas como los electrones poseen inteligencia, son telépatas y nosotros para otros planos seríamos cual partículas pensantes.
Que el universo sería la computadora de un ser pensante, todo dentro de ella, incluyéndonos a nosotrosPor lo tanto en algún lugar debe haber una Omni Mente programadora que todo lo rige.
Que el universo solamente puede existir si alguien lo observa, el universo existe simplemente porque somos todos los pensantes conscientes de su existencia.
–Que son necesarias mentes humanas y suprahumanas de observadores para dar existencia al mundo.
Que cuanto más se mira algo en detalle la materia menos sólida empieza a parecer y mucho más inentendible nos resulta.
Que todo esto que nos rodea con certeza real representa tan solo lo que los limitados sentidos hacen creer a la mente que es, y es mucho más
Que la Filosofía Cuántica insiste en que tenemos que despertar del engaño de los sentidos que a la mente le hacen creer real lo que no es, y debemos acceder a la realidad que es cósmica.
Que sin seres conscientes habría sólo superposición de posibilidades sin que nada definitivo suceda nunca realmente.
Tenemos una percepción del mundo para nosotros cierta pero que no es verdadera. Vivimos en un sueño del alma que consideramos vida, necesario sueño para que el alma desarrolle atributos en esta materia que no es tal.
–El vacío cuántico está lleno de potencialidad en una naturaleza que no es material, es espiritual y por salto cuántico veremos y viviremos lo espiritual que es lo real.

http://mundomejorchile.com/

CONCEPTO CUANTICO

En el nuevo concepto cuántico de la dimensión espacio-temporal, todo lo que para cada uno de nosotros constituye el pasado, el presente y el futuro, se da en bloque en donde el observador (uno mismo), a medida que su tiempo va pasando, descubre nuevas porciones de espacio-tiempo que aparecen ante él como aspectos sucesivos del mundo material, aunque en realidad, el conjunto de sucesos que constituyen el espacio-tiempo, existe previo al conocimiento que se tenga de ellos, en donde las correlaciones cuánticas, de alguna manera, surgen desde fuera del espacio-tiempo.

http://mundomejorchile.com/

EL DOBLE. EXTRACTOS DEL LIBRO

 


 

La teoría del desdoblamiento del tiempo permitió explicar la llegada de planetoides cerca de Plutón, pero va mucho más allá y nos cuenta que esa ley es aplicable a nuestra vida:

 

“Tenemos un cuerpo muy bien hecho que nos permite proyectarnos en el porvenir: ir a ver el futuro, arreglarlo y volver para vivirlo. Y es durante la noche cuando tenemos la capacidad de arreglar ese futuro que hemos construido durante el día. Podemos ver los peligros antes de vivirlos por medio de la intuición, y borrarlos”.

Algunas claves para comprender y aplicar la Teoría del Desdoblamiento

- Todos tenemos un doble.

- Nuestro doble no es el cuerpo astral o etérico. Es verdaderamente nuestro “yo”, en otra dimensión.

- Todo ocurre en el eterno ahora.

- La información con nuestro doble se intercambia mediante aperturas entre los distintos tiempos. Estas “aperturas temporales” imperceptibles, son aceleradores del transcurso del tiempo que nos arrastran hacia otros espacios a velocidad prodigiosa.

- Nuestro “doble” es verdaderamente otro “yo”. El cuerpo visible explora el espacio en nuestro tiempo. El otro, generalmente imperceptible, viaja en los diferentes tiempos de nuestro desdoblamiento.

- De manera esquemática podemos decir que un cuerpo energético informa a nuestro cuerpo físico. Toda partícula emite y recibe ondas. Todo organismo recibe informaciones para vivir y sobrevivir.

- El presente actualiza futuros potenciales creados por el pasado. Un cambio de pensamiento de un segundo crea numerosos potenciales de equilibrio en un tiempo acelerado, cuya síntesis instantánea en nuestro tiempo, conllevaría una puesta en forma o recuperación rápida de apariencia milagrosa.

- Nuestro “doble” experimenta muy rápidamente nuestro futuro y, por aperturas imperceptibles entre los dos tiempos, intercambios permanentes de informaciones nos llevan por el buen camino.

- Es recuperando el principio vital de intercambio de informaciones con nuestro “doble” durante nuestros sueños, que podremos por fin conocer el objetivo de nuestra vida y encontrar el equilibrio capaz de reconducirnos a él.

- Nuestro doble está a nuestro servicio, esperando contactar con nosotros para transmitirnos los mejores instintos de supervivencia, ya que él viaja al futuro y nos transmite la información.

- Tenemos varias potencialidades en nuestro futuro. Se trata de escoger la mejor para beneficio nuestro y de nuestro planeta, aprendiendo a recibir las informaciones de nuestro “doble” y no empezar a poner en duda su existencia.

- No hay necesidad de recordar los sueños. Basta con prepararnos a “bien soñar” por la noche para vivir bien durante el día, modificando nuestros pensamientos (siempre en positivo).

- Momentos antes de dormirnos podemos ponernos en contacto con nuestro “doble”, exponerle nuestros problemas y pedirle que busque la mejor solución posible (de entre los posibles futuros). ¿Recuerdan la frase “lo consultaré con la almohada”?

- Tener total confianza en que tu “doble”, te lo va a resolver de la mejor manera posible (ya que tu doble eres tú en otra dimensión). Tener la “certeza” de que ya te lo resuelve. Tener una actitud de total despreocupación y confianza. No pensar en hacer a los demás lo que no quieras que los demás piensen en hacerte a tí. Estar muy atentos a las señales que nos da la vida. Saber escuchar los “avisos”.

- Estas informaciones provenientes de las “aperturas temporales” imperceptibles nos permiten mejorar nuestro presente. Son siempre tan rápidas que nos llegan bajo la forma de intuiciones, sugerencias y premoniciones.

- El control de las aperturas temporales cambia nuestras noches y también nuestra vida. Además es un medio muy eficaz para ya no estar angustiados o deprimidos frente a una situación delicada, a condición de saber cómo y por qué proceder. En efecto, el saber que el día siguiente será mejor nos alegra el corazón, el estrés desaparece y con él las enfermedades. El dirigir nuestra vida es nuestra responsabilidad.

- Es preciso ser dos para intercambiar información: uno de ellos viaja entre su presente y su futuro. El otro entre ese futuro (que es su presente) y el futuro de ese futuro (que es su propio futuro). Así pues, las tres realidades presentes -del pasado, del presente y del futuro- son accesibles al mismo tiempo por intercambios de información en las aperturas temporales.

- Nuestro doble es un explorador o mensajero. Está ahí para asegurarnos el mejor presente a cada instante. Está listo para darnos todas las informaciones necesarias en cuanto se lo pidamos. Puesto que “él” es “yo”, está siempre dispuesto a crearnos el mejor porvenir.

- Cuando estamos seguros de recibir ayuda en todo momento y en todo lugar, esta confianza se vuelve un automatismo saludable.

- Nuestro doble tiene la capacidad de explorar lentamente nuestro futuro, en un tiempo tan rápido que no nos damos cuenta de ello. En nuestro tiempo recibimos sus consejos en forma de sugerencias inmediatas, que crean nuestra intuición.

- El hecho de estar desdoblados sin tener tiempo de darnos cuenta, nos da la sensación de saberlo todo intuitivamente, sin tener que pensar en nada.

- Nuestro cuerpo es un receptáculo de informaciones necesarias que nuestro “doble” llena en cuanto puede. Todas nuestras células obedecen a la voluntad de este otro yo, que espera nuestro consentimiento para venir a visitarnos.

- Su benevolencia es incuestionable porque “él” es “tú”, y siempre lo será puesto que te asegura la vida después de la muerte, en otro tiempo, pero como es imperceptible lo hemos olvidado. Es buscando y reencontrando el contacto con nuestro “doble” que podremos equilibrarnos y entender el objetivo de nuestra vida terrestre.

El enfocarnos demasiado en nuestros problemas atrae las energías futuras responsables de nuestras dificultades. Si intentamos encontrar nuestras soluciones de esa manera, atraeremos futuros que pueden no ser los más adecuados. Sin embargo, si pedimos a nuestro doble que resuelva nuestros problemas y clasifique las soluciones, lo atraeremos hacia nosotros y nuestros sueños serán benéficos siempre que aceptemos su solución, con una confianza absoluta, con gratitud y en la certeza de que es el mejor futuro posible.

- Nuestra encarnación en la tierra tiene como objetivo permitir a nuestro “doble” arreglar los futuros que hemos perturbado. Le servimos de trampolín hacia el futuro que deberíamos construir según sus consejos. De esta manera el Apocalipsis volvería a encontrar su sentido etimológico de descubrimiento maravilloso de lo escondido. El planeta sólo actualizaría futuros beneficiosos para todos.

 

EL DOBLE – LA TEORÍA DEL DESDOBLAMIENTO  ( extractos del libro )

 

TODOS TENEMOS UN DOBLE  

 

Nuestro doble, no es el cuerpo astral o etérico del que algunos hablan. Es verdaderamente nuestro “yo”, en otra dimensión.

 

Teoría del desdoblamiento: el horizonte de una partícula se convierte en partícula de un horizonte más grande.

 

Alfa-omega….omega-ALFA…..OMEGA-ALFA…

 

La palabra griega oura = división del tiempo. Desconocida hasta ahora.

 

Los que habían creado el griego sabían a ciencia cierta que existía un desdoblamiento de los tiempos debido a “aceleraciones sucesivas” de su transcurrir y que para vivir había que utilizar: un pasado – un presente – un futuro – !!! al mismo tiempo !!!

 

Imaginemos dos mundos idénticos que transcurren a diferente velocidad, uno más lento y el otro más rápido, de tal forma que éste más rápido (imperceptible por tanto al otro) puede informar sobre lo que acontece a este más lento y así poderse beneficiar de esta información y tomar el camino más adecuado en el vivir cotidiano.

 

Imperceptible porque p. ej. cuando vamos al cine no somos capaces de captar los mensajes subliminales que nos pasan en medio de las películas, debido a su velocidad. Así un desdoblamiento también puede ser imperceptible.

 

Ahora bien, ¿cómo se intercambia la información?

 

La información se intercambia mediante aperturas entre los distintos tiempos. Estas “aperturas temporales” imperceptibles, son aceleradores del transcurso del tiempo que nos arrastran hacia otros espacios a velocidad prodigiosa.

 

Todos nos desdoblamos, pero vamos a tal aceleración que es imposible que lo podamos percibir, también por nuestra interrupción periódica de la visión. Por ejemplo luces en discotecas (visión lenta al cambio de luz o rápida).

 

El desdoblamiento pone luz en la oscuridad. Los tiempos imperceptibles son siempre tiempos reales pero oscuros, en donde se fabrican futuros instantáneos. Sin estos potenciales, la vida es imposible.

 

Nuestro “doble” es verdaderamente otro “yo”. El cuerpo visible explora el espacio en nuestro tiempo, el otro, totalmente imperceptible, viaja en los diferentes tiempos de nuestro desdoblamiento.

 

De manera esquemática podemos decir que un cuerpo energético informa nuestro cuerpo físico. Toda partícula emite y recibe ondas. Todo organismo recibe informaciones para vivir y sobrevivir.

 

El presente actualiza futuros potenciales creados por el pasado. Un cambio de pensamiento de un segundo crea numerosos potenciales de equilibrio en un tiempo acelerado, cuya síntesis instantánea en nuestro tiempo, conllevaría una puesta en forma rápida de apariencia milagrosa.

 

Nuestro “doble” experimenta muy rápidamente nuestro futuro y, por aperturas imperceptibles entre los dos tiempos, intercambio permanentes de informaciones nos llevan por el buen camino.

 

Ahora bien, ¿cómo dejarnos guiar por esta parte de nosotros mismos que, desde pequeños, hemos aprendido a ignorar?

 

Es recuperando el principio vital de intercambio de informaciones con nuestro “doble” durante nuestros sueños que podremos por fin conocer el objetivo de nuestra vida y encontrar el equilibrio capaz de reconducirnos a él.

En el tiempo de nuestro sueño vivimos en un tiempo diferente del nuestro. Es en el sueño paradoxal (sueño rápido) que dura unos 110 minutos cuando se produce este intercambio de información.

 

Nuestro doble está a nuestro servicio, esperando contactar con nosotros para transmitirnos los mejores instintos de supervivencia, ya que él viaja al futuro y nos transmite la información.

 

La información del futuro, éste es el control que nos equilibra. Tenemos varias potencialidades en nuestro futuro. Se trata de escoger la mejor para beneficio nuestro y de nuestro planeta, aprendiendo a recibir las informaciones de nuestro “doble” y no empezar a poner en duda su existencia.

 

¿Cómo? ¿Guiando nuestros sueños? Eso no es posible ya que perdemos el control. Sin embargo, es fácil controlar el momento en que nos dormimos. Y es efectivamente ese control el que permite, en primer lugar, obtener el intercambio de informaciones deseadas.

 

Si no nos queda el recuerdo no pasa nada, nuestro cuerpo recibe las indicaciones que le permiten tener mejores instintos de supervivencia. Nos lo comunica, a veces, poco a poco y otras veces rápidamente.

 

Un dato importante: el presente no es más que el regreso de un futuro que yo había creado en el pasado. Digamos que es una actualización.

 

Si el pasado y el futuro están al servicio de la vida, entonces, nada es imposible.

En nuestra memoria el futuro está tan presente como el pasado, los niños de pecho la tienen para sobrevivir y la utilizan soñando todo lo que pueden día y noche.

Veremos que los sueños pueden llevarnos a cambiar nuestro futuro y así transformar nuestro presente.

 

No hay ninguna necesidad de recordar los sueños. Basta con prepararnos a “bien soñar” por la noche para vivir bien durante el día, modificando tus pensamientos (siempre en positivo).

 

Forma de proceder: momentos antes de coger el sueño: ponernos en contacto con nuestro “doble”, exponerle nuestros problemas y pedirle que busque la mejor solución posible (de entre los posibles futuribles).

 

Tener total confianza en que tu “doble”, te lo va a resolver de la mejor manera posible (ya que tu doble eres tú en otra dimensión). Tener la “certeza” de que ya te lo resuelve. Tener una actitud de total despreocupación y confianza. No “pensar” en hacer a los demás lo que no quieras que los demás “piensen” en hacerte a tí. Estar muy atentos a las señales que nos da la vida. Saber escuchar los “avisos”.

 

Estas informaciones provenientes de las “aperturas temporales” imperceptibles nos permiten mejorar nuestro presente. Son siempre tan rápidas que nos llegan bajo la forma de intuiciones, sugerencias y premoniciones.

 

Esperar 40 días (cuarentena). Esto te libera de angustias y te permite mirar sin miedo al porvenir.

 

¿Os suena esta frase “lo consultaré con la almohada“?

 

El control de las aperturas temporales cambia nuestras noches y también nuestra vida. Además es el único medio eficaz para ya no estar angustiados o deprimidos frente a una situación delicada, a condición de saber cómo y por qué proceder. En efecto, el saber que el día siguiente será el mejor que el mismo día nos alegra el corazón, el estrés desaparece y con él las enfermedades. El dirigir nuestra vida es nuestra responsabilidad.

 

El DESDOBLAMIENTO DEL TIEMPO

 

Un movimiento de desdoblamiento divide el tiempo para separar el presente del pasado y del futuro. Una ley permite la aceleración del tiempo en unas aperturas temporales imperceptibles para poder fabricarte un futuro potencial.

 

Debes saber que tu tiempo está acelerado en las aperturas de un tiempo normal.

Pasado, Presente y Futuro. Tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes.

 

Esto nos permite actualizar a cada instante un pasado o un futuro potencial experimentado por otra realidad desdoblada de la mía. Así podemos decir: Yo era, Yo soy y Yo seré, simultáneamente pero en tiempos diferentes.

 

1ª Ley: Ley del desdoblamiento – Nuestras preguntas del pasado son respondidas en un futuro potencial. Este futuro potencial no debe ser modificado mientras se fabrica, si no, la respuesta ya no corresponderá con la pregunta.

 

2ª Ley: Los intercambios de información sólo pueden ir del pasado al presente o del presente al futuro, nunca del pasado al futuro.

 

Así pues el presente separa “la luz de las tinieblas”. Es preciso ser dos para intercambiar información: uno de ellos viaja entre su presente y su futuro. El otro entre ese futuro (que es su presente) y el futuro de ese futuro (que es su propio futuro).

 

Así pues, las tres realidades presentes -del pasado, del presente y del futuro- son accesibles al mismo tiempo por intercambios de información en las aperturas temporales.

 

Nuestro doble es un simple explorador o “mensajero del séptimo tiempo”. Está ahí para asegurarnos el mejor presente a cada instante. Está listo para darnos todas las informaciones necesarias en cuanto se lo pidamos, puesto que “él” es “yo”, está siempre dispuesto a crearnos el mejor porvenir.

 

Debemos saber que nuestro otro “yo” vela por nosotros. ¿Qué hay qué hacer?

 

Buscar en nuestro doble las informaciones necesarias para solucionar nuestros problemas. ¿De qué manera? Quedándonos dormidos como un bebé confiado, con la certeza de que mañana será un día mejor.

 

Cuando estamos seguros de recibir ayuda en todo momento y en todo lugar, esta confianza se vuelve un automatismo saludable. Ser al mismo tiempo prudentes e impacientes, sabiendo que vivimos a dos en dos tiempos diferentes, utilizando este desdoblamiento en el día a día.

 

Nuestro doble tiene la capacidad de explorar lentamente nuestro futuro, en un tiempo tan rápido que no nos damos cuenta de ello. En nuestro tiempo recibimos sus consejos en forma de sugerencias inmediatas, que crean nuestra intuición.

 

El hecho de estar desdoblados sin tener tiempo de darnos cuenta, nos da la sensación de saberlo todo intuitivamente, sin tener que pensar en nada.

 

Nuestro cuerpo es un receptáculo de informaciones necesarias que nuestro “doble” llena en cuanto puede, sin que sintamos su presencia. Todas nuestras células obedecen a la voluntad de este otro yo, que espera nuestro consentimiento para venir a visitarnos.

 

Su benevolencia es obligada porque “él” es “tu”, y siempre lo será puesto que os asegura la vida después de la muerte, en otro tiempo, pero como es imperceptible lo hemos olvidado. Es buscando y reencontrando el contacto con nuestro “doble” que podremos equilibrarnos y entender el objetivo de nuestra vida terrestre.

 

¿Cómo proyectamos nuestro futuro? La anticipación es un principio vital. Es con nuestros pensamientos que proyectamos nuestro futuro. Si vamos por la calle y alguien nos da un empujón y pensamos ¡lo mataría!, este pensamiento ya está abriendo un futuro potencial asesino para nosotros en nuestras aperturas temporales.

 

Esto lo podemos modificar con un sencillo intercambio de información: con un pensamiento contrario y tranquilizador. Así reina la paz en el futuro. (pg.59).

 

La ley de los tiempos es sencilla: “Si nadie en la Tierra pensara en matar, no existiría ningún futuro potencial asesino y la actualización de un asesinato sería imposible”.

 

Si nuestra rabia inicial fabrica un futuro no-cebo (lo contrario de placebo, pongo el guión porque no me lo deja escribir junto), nuestra responsabilidad es total en el crimen que se limita a actualizar ese potencial.

 

Si hubiésemos sabido fabricar un efecto placebo, en vez de nocebo, con nuestro doble en el futuro, este desconocido quizá se hubiera vuelto pacifista y seríamos responsables de un sosiego momentáneo de la Tierra.

 

Todo depende, pues, de nuestro modo de vida y de nuestros pensamientos que crean el conjunto de nuestras posibilidades de futuro y eso durante los veinticinco mil años de nuestro desdoblamiento actual.

 

Nuestro doble puede modificar los futuros que nosotros hemos creado, siempre a petición nuestra, él solo puede actuar a través de sugerencias. Sus informaciones siempre son las correctas.

 

Cuando le damos las gracias, él entiende que va por buen camino y no duda en seguir adelante con lo que ha empezado, en función de las informaciones que recibe de su pasado.

 

CAMBIAR EL FUTURO

 

Restablecer un cuerpo enfermo o acallar una mente angustiada viene a ser, cambiar el futuro y consecuentemente cambiar el mundo. El quejarse o lamentarse crean inmediatamente en el futuro algo del que poder quejarse o lamentarse.

 

El intercambio de informaciones con un doble no es mágico ni peligroso. Lo peligroso es ignorar la forma de controlar las informaciones que nos llegan a cada instante y de vivir según nuestra conciencia, sin saber quién la llena de pensamientos subliminales sin interés alguno.

 

La única dificultad proviene de la forma de pensar, pues no estamos acostumbrados a colocar el futuro antes que el presente. Esta nueva noción del tiempo va a conmocionar el fundamento mismo de todos nuestros pensamientos.

 

Dejando nuestro sueño en manos de nuestro doble, es como encontraremos o recobraremos un equilibrio corporal y, sobre todo y a su vez planetario.

 

Aquél que se mantiene en contacto con su doble, no teme al futuro, cosecha sólo informaciones capaces de crear y de recibir las mejores posibilidades futuras individuales.

 

Equilibrándose de esta manera, equilibrará al planeta cuyo futuro potencial colectivo mejorará poco a poco. Sólo nuestro doble es capaz de volvernos a dar las ideas que eran las nuestras cuando nacimos.

 

CONTROL DEL ADORMECIMIENTO Y DE LOS INTERCAMBIOS

 

Es importante controlar nuestro último pensamiento consciente antes de quedarnos dormidos, pues es el que nos dirige al tiempo ralentizado de nuestro doble o hacia el tiempo acelerado de aquéllos que crean nuestras posibilidades futuras e intentan a menudo manipularnos.

 

Lo primero y más importante es tomar conciencia de nuestros problemas. Cuando nos quedamos dormidos, sin pedir nada, es como si estuviéramos perdidos en una gran ciudad.

 

Es pues, importante proporcionar a nuestro cuerpo físico las indicaciones necesarias, que serán decodificadas en el momento del intercambio por nuestro doble y por los cuerpos energéticos que vendrán a nosotros.

 

Es el agua de nuestro cuerpo la que almacena y restituye las informaciones. El ver nuestros problemas atrae las energías futuras responsables de nuestras dificultades. Si intentamos encontrar nuestras soluciones, atraeremos otros futuros, que no pueden ser los más adecuados, ya que no se corresponden con nuestras preguntas del pasado.

 

Sin embargo, si pedimos a nuestro doble que resuelva nuestros problemas y clasifique las soluciones, lo atraeremos hacia nosotros y nuestros sueños serán benéficos siempre que aceptemos su solución, con una confianza absoluta y en la certeza de que es el mejor futuro posible.

 

ESPERAR LA RESPUESTA CON IMPACIENCIA

 

Nuestro doble es más poderoso que los más poderosos de la Tierra, puesto que él es nuestra parcela creativa, esta imagen luminosa que el Creador quería de nosotros en el futuro antes de nuestra evasión a las tinieblas. La duda fabrica instantáneamente razones de dudar en el futuro y luego nos prueba que teníamos razón de dudar.

 

Sin embargo, la certeza de un resultado ya crea el resultado en el futuro, pero antes de actualizarlo en nuestro presente, es mejor dejar que la otra parte de nosotros compruebe la utilidad y la ausencia de peligro para el prójimo.

 

Nuestra confianza absoluta permite a nuestro doble actualizar el futuro que permite confrontar esta confianza. Nuestra certeza de un resultado le permite elegir un futuro conforme a esta certeza.

 

Discernimiento: si deseamos algo lo creamos al instante, una petición crea el futuro correspondiente. Pero un rezo mal expresado puede ser tan peligroso como una mala forma de dormirse. La cuestión es saber si la actualización en el presente de nuestro deseo es peligroso o inútil para nosotros o para el colectivo.

 

La mejor manera de quedarnos dormidos es pedir a nuestro doble que nos envíe el mejor futuro que hemos podido crear. ¡Que se haga tu voluntad! El dejar nuestro lugar de director de orquesta a nuestro doble nos adormece más rápidamente que nuestros deseos o proyectos.

 

Una parte nuestra pasa sus días fabricando los futuros que la otra selecciona durante la noche.

 

3 DIAS DE PREGUNTAS, 40 DIAS DE RESPUESTAS

 

Una apertura imperceptible en el tiempo ralentizado del pasado, corresponde a 3 días en el presente. Una apertura imperceptible en nuestro tiempo corresponde a 40 días en el futuro. O sea, una información saludable de nuestro doble nos estabiliza durante 3 días. Una de las nuestras estabiliza nuestro futuro durante 40 días.

 

Así pues, un solo intercambio de información con nuestro doble arregla pues nuestro presente durante 3 días, en función de un futuro potencial de 40 días. Es la “cuarentena”. 3 días es también la duración para pasar las tres velocidades que aceleran el motor del tiempo hacia el futuro: el muerto fallece.

 

EBM – EXPERIENCIAS AL BORDE DE LA MUERTE

 

El sueño paradoxal es parecido a la EBM, solo que un cuerpo energético viene inmediatamente a asegurar nuestra supervivencia durante los intercambios de información. En la EBM nuestro organismo dejado al abandono, incluso puede descomponerse, sólo nuestro regreso en esos tres días lo hace recuperarse.

 

Si nuestro doble es capaz de restablecer un organismo en descomposición, ¿por qué no nos podría curar de cualquier trastorno o desorden corporal? ¿Qué hace sino seleccionar, arreglar y utilizar los potenciales que hemos encerrado en los doce espacios que separan los siete tiempos?

 

Los llenamos desde hace 25.000 años. Podemos decir que hemos almacenado futuros en 12 cofres que están al “servicio de nuestra vida”, en griego zoi-diáconos o zodíaco. Debido a nuestra encarnación los modificamos y deberíamos permitir a nuestro doble hurgar dentro para volver a poner orden en ellos.

 

UTILIZAR LAS 12 PUERTAS DEL TIEMPO

 

Utilizando cada vez una sola apertura imperceptible de su tiempo, nuestro doble abre tan solo uno de nuestros 12 zodíacos durante 3 de nuestros días. Para abrir los 12 zodíacos necesita, pues, 36 días. Luego, durante 3 días se hará una síntesis de las informaciones obtenidas. El día 40 aportará siempre la mejor solución a todos nuestros problemas.

 

Podemos entonces, organizar, junto a nuestro doble nuestros mejores futuros. Nos bastará a los dos juntos 7 períodos de 39 días para volver a poner orden en los 12 futuros potenciales.

 

Una síntesis de la misma duración resolverá nuestros problemas pasados y así pues, 7 veces 39 nos pondrán frente a un nuevo futuro. El feto sigue esta ley en el vientre de su madre. Su doble también hurga en los 12 zodíacos para quedarse sólo con lo necesario. Hacen falta, pues, los 7 ciclos de 39 días para acabar el embarazo en 273 días. Para elegir a sus padres, el niño y su doble necesitan conocer los futuros potenciales.

 

LA FUERZA DEL NÚMERO

 

Si debido a la urgencia no es posible esperar 40 días, 12 personas pueden buscar juntas el equilibrio saludable de una decimotercera. En efecto 12 dobles pueden levantar de una sola vez las tapas de los 12 cofres del zodíaco. Las informaciones son seleccionadas inmediatamente. El 13º hace la síntesis.

 

Si son de diferentes signos zodiacales mejor, sino, dados los tiempos que transcurren, no pasa nada, ya que las puertas del futuro están abiertas de par en par y las del pasado empiezan a entre-abrirse.

 

Sólo hay una contraindicación: la libertad de aquél o aquélla a quien queremos ayudar, sin su consentimiento es peligroso llevar a cabo cualquier acción.

 

En efecto, somos los músicos del futuro de nuestros dobles. Sólo puede existir armonía entre éstos si en su futuro -es decir en nuestro presente- tocamos la misma música. Cualquier desacuerdo aleja a los directores de orquesta de nuestro pasado. Sin embargo, la armonía entre varias personas permite crear una orquesta.

 

Así favoreceremos la “sincronicidad” en nuestra vida, nuestro entorno arregla nuestra vida diaria de manera estupenda.

 

LA REUNIFICACIÓN AL FINAL DE LOS TIEMPOS

 

Cada 25.000 (24.840) años desemboca en un período de 1.080 años que permite la reunificación con nuestro doble. ¿Cómo será esta reunificación?

 

Si escuchamos las preguntas de nuestro doble y le fabricamos los futuros potenciales correspondientes, nuestra reunificación no será ningún problema. Nos devolverá a una inmortalidad perdida.

 

Siendo dos, podremos examinar nuestras posibilidades futuras, aportando un potencial de supervivencia a nuestro “doble”, quien, por su lado, nos protegerá en su mundo con su “vestimenta” caracterizada por la blancura luminosa debido a la ralentización de su tiempo.

 

En realidad el tiempo de nuestro doble se yuxtapondrá con el nuestro un muy corto instante para permitir nuestra reunificación instantánea. “Toda duda, reflexión o incomprensión nos dejará clavados en nuestro mundo y nuestro tiempo y nos encerrará de nuevo otros 25.000 años.”.

 

Esta breve yuxtaposición final necesita de una comprensión inmediata entre las dos partes desdobladas. Nos devuelve la vestimenta plata de señorío de los Sumerios o como nos decía S. Juan, nos permite vestirnos con nuestras vestiduras blancas después de la apertura de los siete sellos del Apocalipsis.

 

Abriendo las 12 puertas zodiacales, estos sellos corresponden a las 7 explosiones solares de envergadura, de las cuáles algunas ya se han producido. El “Apocalipsis caótico” es sencillamente el “descubrimiento debido a una apertura enorme” entre el pasado y el futuro.

 

El final de los diferentes tiempos necesarios a nuestro desdoblamiento nos permitirá ir en el tiempo y el espacio de nuestra comprensión. Algunos reharán su unidad con su doble en el pasado y se beneficiarán de esta manera de los intercambios con el Creador. Otros arrastrarán a sus dobles al futuro en donde se podrán tomar más tiempo para intentar entender y recuperar los preceptos de una supervivencia instintiva cerca del Creador.

 

Nuestro doble se encuentra todavía en la luz creadora y sus informaciones pueden sacarnos de cualquier situación problemática. Es un ser de luz que sigue siendo una parcela del Creador.

 

No posee la verdad universal, posee sólo la nuestra, aquella para la cual ha sido programado por las preguntas del Creador. No es la de los demás. Por eso debemos dejar de lado todo proselitismo.

 

Es un ser de luz que sigue siendo una parcela del Creador. Está dotado de la fuerza creadora de una estrella que es nuestro polo de reunificación y de reconstitución.

 

El creador se ha dividido para conocerse mejor. Cada uno de nuestros dobles le aporta una respuesta. “Cada alma tiene una estrella y el que lleva una vida intachable durante el tiempo que le es acordado tomará a su estrella”.

 

OBSTÁCULOS

 

La voluntad, las decisiones, distracciones, aspiraciones, conclusiones, juicios, objetivos, deseos, necesidades, proyectos, intenciones, creaciones, cálculos, resultados, soluciones…

 

La duda, la incertidumbre, la perplejidad, indecisión, escepticismo, desconfianza, la reserva, la prudencia, la reticencia, la incredulidad, suspicacia, reflexión, inquietud…

 

El miedo, la tensión, angustia, pavor, conmoción, fobias, temor, inquietud, ansiedad, desamparo, desasosiego, perdición, preocupación, tormento…

 

La voluntad de nuestro doble sólo se puede expresar si nosotros renunciamos a la nuestra. No olvidemos que cualquier pensamiento crea un futuro que nos atrae inmediatamente. Esta atracción es una energía.

 

De igual forma un intercambio con nuestro doble no es la consecuencia de bondad por su parte, sino de fuerzas antigravitacionales que nosotros debemos poner en marcha. Esta energía puede ser extraordinaria.

 

Ninguna enfermedad debería ser incurable, todo depende de nuestros futuros potenciales y de nuestros dobles. Si grandes o pequeños problemas nos permiten crear potenciales válidos, serán de utilidad. Una curación sólo es válida si nos permite construir un mejor futuro.

 

El cambio de nuestro pensamiento es más importante que el de nuestro cuerpo. Pedir a nuestro doble que nos resuelva el problema de la mejor manera posible.

 

Aquél que puede ver un futuro peligroso y suprimirlo, se vuelve un excelente terapeuta.

 

Hacedlo antes de dudar del resultado, veréis que la fuerza de vuestro doble no tiene límites (sólo las personas convencidas por esa otra parte de sí mismas son convincentes de forma natural).

 

Cada uno de nosotros es el jefe de nuestra orquesta del futuro. Estamos en la Tierra para crear armonía entre nuestros músicos y no para modificar las partituras de nuestros dobles.

 

Podríamos pensar en que cuanto menos sabemos más nos podemos apoyar con toda confianza en nuestro doble.

 

Todos moriremos, pero sólo es nuestro doble quién puede decidir la fecha, es importante dejarle esta decisión, sobre todo cuando el cuerpo médico condena en nombre de las estadísticas. Una enfermedad grave es una buena campanada de alarma pues libera de pensamientos parásitos.

 

El único límite es el que nos imponemos nosotros mismos, sea porque nos confundimos de dirección o porque pensamos que somos demasiado débiles. El final actual de un ciclo solar y el de nuestro desdoblamiento depende de los límites que nos pongamos, ya que nos permite mover montañas.

 

Las sugerencias de nuestros dobles deberían guiarnos todo el tiempo, sino nos volveremos marionetas de aquéllos que fabrican nuestros futuros.

 

Nos hemos desdoblado para explorar un espacio peligroso que, poco a poco, en 180 años, cerraba sus 12 puertas planetarias, separando así durante 25.000 años, los 7 tiempos necesarios a la diferenciación vital del pasado, presente y futuro.

 

Desde entonces, separados del Creador -cuya existencia y unicidad son una obligación de espacio y tiempo- hemos construido futuros potenciales peligrosos que debemos suprimir.

 

Viviendo en colectividad, siempre somos responsables de las desgracias de aquéllos que actualizan esos potenciales para vivir o sobrevivir.

 

Nuestra encarnación en la Tierra tiene como único objetivo permitir a nuestro “doble” arreglar los futuros que hemos perturbado. Le servimos de trampolín hacia el futuro que deberíamos construir según sus consejos. De esta manera el Apocalipsis volvería a encontrar su sentido etimológico de descubrimiento maravilloso de lo escondido. El planeta sólo actualizaría futuros buenos para todos.

 

Y recuerda, esto es fundamental: “No pienses en hacer al prójimo lo que no quisieras que él pensara en hacerte a ti”. Es la única manera de que todos nuestros futuros potenciales sean buenos y utilizables por la colectividad.

 

Es urgente dar marcha atrás antes de que el final de los tiempos haga incontrolables nuestras aperturas temporales, pues la puerta del futuro se abre antes que la del pasado.

 

Solo nuestros dobles podrán abrirnos la puerta del Creador.

Jean Pierre Garnier-Malet
www.garnier-malet.com

EL FINAL DE LOS TIEMPOS. JEAN PIERRE GARNIER

Dios concluyó al sexto día toda su creación y al séptimo, viendo que su obra era buena, descansó” y “hubo tarde y hubo mañana”

En esta ocasión y siguiendo con la teoría sobre el desdoblamiento del tiempo, del físico J.P. Garnier-Malet (primera parte aquí), haré un, muy breve, resumen de lo que más me ha llamado la atención. Todos los conceptos, expresados aquí, están ampliamente explicados en el libro. Lucile y Jean Pierre Garnier-Malet han unido, en este trabajo, descubrimientos e investigación científica con frases bíblicas e ideas transmitidas por diferentes culturas y filosofías Es una teoría que otorga un enfoque diferente a ciertas informaciones y hechos relevantes que nos afectan actualmente:

“ Seis aceleraciones separan siete tiempos diferentes, pasando de la luz del pasado a las tinieblas del futuro. Si lo comparamos con la aceleración de un coche que pasa de 0 a 100 km/h, usando el cambio de velocidades, el pasado vive en punto muerto, digamos en el primer tiempo (tiempo ralentizado). Pasa las tres primeras velocidades para llegar al cuarto tiempo (nuestro tiempo presente). Ahí el presente pasa otras tres velocidades para llegar al séptimo tiempo del futuro (tiempo acelerado).
Nuestros antepasados hablaban de los “siete tiempos” y de los “doce espacios” al servicio de la vida (zoi-diáconos o zodiaco) disponibles en nuestra vida para equilibrar lo mejor posible nuestro tiempo. Sus tablas astrológicas definían seis aceleraciones del tiempo separando 6 espacios dobles (día y noche) planetarios unidos por doce puertas. Nuestro sistema solar hace las veces de un estroboscopio que alterna luz y oscuridad. Con doce alternancias principales, formando “seis días y seis noches”, alumbra nuestra pista de baile solar durante veinticinco mil años. Esto corresponde al conocido ciclo de precesión de los equinoccios de 25.920 años que se termina actualmente.

El ciclo de desdoblamiento se termina cada 24.840 años. Los siete tiempos se equilibran de nuevo en seis periodos de treinta años. Sigue a esto un periodo de transición de 1.080 años. Ese “final de los tiempos”  se efectúa en seis períodos de treinta años y cada uno empieza y acaba con una explosión solar. Nuestro sol revela tres explosiones notables, a saber: 1.899, 1929 y 1959. La fuerte explosión solar del 13 de marzo de 1989 marcaba el cuarto periodo del séptimo tiempo, que conduce al final del desdoblamiento de los tiempos. Desde 1.989 nos encontrábamos en los tres últimos periodos, cuya duración ya no se puede precisar ni calcular. En 2003 hubo otra explosión notable que se adelantó 16 años a lo esperado por lo que el tiempo parece que se ha acelerado respecto a la fecha calculada.

final   de  los  tiempos

Nuestro cuerpo ondulatorio o energético va “más allá” de la velocidad de la luz 300.000 Km/s. Es igual a 857 mil millones de Km/s. A esta gran velocidad, una información procedente de los límites de nuestro universo nos llega en 85 años. Una vida terrestre de por lo menos ese tiempo nos permitiría tener acceso a las respuestas universales para cada una de nuestras preguntas. Esta velocidad muy superior a la velocidad de la luz no puede ser observada en nuestro universo puesto que este corresponde a la percepción de nuestro tiempo presente. Todo lo que va más rápido hace parte de otro tiempo, pasado o futuro. Esta ley nos enseña que el final de nuestro desdoblamiento nos dará las informaciones del universo con velocidad máxima. Las estrellas se mantendrán en su lugar pero la percepción más rápida de su luz cambiará nuestra visión, pareciendo que se aproximan: “Y las estrellas caerán del cielo” (S. Marcos:XII-25). Nuestro universo dará la sensación de contraerse sin por ello cambiar de lugar: “porque las potencias de los cielos serán conmovidas” (S. Lucas XXI-26-27). En la última de las siete explosiones tendremos la sensación de que el Sol se rompe en pedazos, como ya relataron los Amerindios que compararon el astro luminoso con una porcelana que se rompe en mil pedazos.

El Creador es el único dueño de la duración de sus aperturas temporales -o tiempo de inconsciencia- que no pueden ser perturbadas por un segundo Creador. La razón es sencilla: el futuro potencial no debe ser modificado mientras se fabrica, si no, la respuesta ya no corresponderá con la pregunta. Ahora bien, existe otra ley tan importante como la primera: los intercambios de información sólo pueden ir del pasado al presente o del presente al futuro, pero nunca del pasado al futuro. Así pues, el presente separa la luz del pasado de las tinieblas del futuro.

Es pues preciso ser dos para poder intercambiar informaciones entre el pasado y el futuro, que están separados por siete tiempos sucesivos. Uno de ellos viaja entre su presente y su futuro y el otro entre ese futuro (que es su presente) y el futuro de ese futuro (que es su propio futuro). Así pues, las tres realidades presentes -del pasado, del presente y del futuro- son accesibles al mismo tiempo por intercambios de información en las aperturas temporales. Las múltiples criaturas tienen cada una un doble. El Creador único debe pues desdoblarse. Es el único medio para tener “su” respuesta futura a “su” pregunta pasada.

“Entre el Ser indivisible que siempre es el mismo y el ser divisible que se hace cuerpo, hizo con la mezcla de los dos una tercera clase de Ser” Platón (Timeo/Critias)

Poseyendo la base de datos inicial, puede hacerse múltiples preguntas. Sus dobles serán las múltiples criaturas que buscarán sus respuestas explorando su futuro en un tiempo acelerado. Cada una de ellas será a su vez desdoblada en sus propias aperturas temporales por un doble personal, temerario de turno, que fabrica sus potenciales. Intercambios de información en las aperturas temporales en común darán al Creador la posibilidad de conocer y de organizar lo mejor posible la vida de los dobles de las criaturas. Mediante sugerencias del pasado, éstas podrán así memorizar instantáneamente el mejor futuro. La supervivencia depende únicamente de este principio vital.
Nuestro doble es un explorador o “mensajero del séptimo tiempo”. Lo que antiguamente se denominaba en griego Agguelos, o anglos en latín y ángel en español. Podemos decir que si el Creador es el Dios en un tiempo ralentizado o pasado, los dobles son las manifestaciones reales de Dios en un tiempo acelerado creando el futuro de la Criatura.
Nuestro “mensajero titulado” es el único que puede darnos las mejores ideas creadoras puesto que él es “yo” y cuenta con nosotros para crearnos a “nosotros” el mejor porvenir. Dependen de ello, nuestro equilibrio sobre la Tierra, nuestra reunificación al final de nuestro desdoblamiento y nuestra futura vida en común en los siete tiempos del Creador.

tiempo 0                                  banco de datos inicial                                  luz

_________________________________________________

tiempo 1: pasado de las Criaturas    = presente del Creador

tiempo 2

tiempo 3

tiempo 4: presente Criaturas = futuro del Creador = pasado de los Dobles

tiempo 5

tiempo 6

tiempo 7: futuro de las Criaturas       = presente de los Dobles

____________________________________________________

tiempo 8                                       futuro inaccesible                        tinieblas      

Es, pues, necesario entender que el pasado, el presente y el futuro son tres realidades simultáneas que evolucionan a velocidades diferentes. Durante el desdoblamiento, el contacto entre estos tres tiempos es imposible. Sólo los intercambios de información en las aperturas temporales aseguran la relación entre el Creador, las Criaturas y el doble. El final de los tiempos permite a las tres realidades descubrirse en el mismo tiempo. Es el tan conocido “día de descanso” en el que descubrimos lo escondido (apo-calypsos en griego). Cada criatura rehace su unidad con su doble, entendiendo de esta manera lo que el Creador deseaba en su futuro.

El objetivo de un desdoblamiento de los tiempos es que el Creador obtenga respuestas a sus preguntas antes de que sus Criaturas hayan tenido tiempo de responder a ellas. Cada una de ellas vive en función de las preguntas que forman su conciencia del momento. Las instrucciones que cada célula de su organismo recibe a cada momento dan a su cuerpo sus instintos de supervivencia. En cuanto a su mente, recibe las sugerencias del Creador en forma de intuiciones y de premoniciones, las cuales desencadenan sus propias interrogaciones. Éstas generan respuestas inmediatas en el futuro que no es sino el presente de los dobles. La inmortalidad es pues la consecuencia natural de ese desdoblamiento que da a la Criatura una total libertad.

Nadie está obligado a seguir sus intuiciones. Un desarreglo corporal será, sin embargo, la prueba de una vida presente inadaptada a la pregunta inicial. Si hay un grave desequilibrio urgente, una nueva escucha de las informaciones del Creador en las aperturas temporales volverá a poner rápidamente en forma a la criatura. Esta puesta en forma es una necesidad, pues la desaparición de una sola Criatura quitaría una respuesta a una pregunta inicial. Las sugerencias del Creador serán siempre las óptimas, puesto que Él recopila todas las mejores informaciones del futuro permitiendo así la supervivencia de su Creación. Así pues, cada doble se vuelve en un séptimo tiempo la imagen que el Creador del primer tiempo desea de su Criatura en el futuro. No es una predestinación, es un potencial de inmortalidad que da seguridad, un porvenir divino.

porvenir divino

¿Por qué entonces perdimos la inmortalidad?, nos hemos vuelto mortales con todo conocimiento de causa. Ya no somos inmortales porque nos hemos salido de un mecanismo perfecto. Al principio de nuestro ciclo actual de desdoblamiento, hace veinticinco mil años, cuando los tiempos se volvieron a separar, nos quedamos en el futuro de nuestro doble, privándonos así de las informaciones anticipativas y reconstituyentes del Creador. Entonces nos volvimos mortales, más allá de los siete tiempos del Creador, lo que limita los intercambios de informaciones saludables.
Un tiempo siempre tiene unas aperturas en dónde se esconde otro tiempo. Según esta ley, el séptimo día del Creador posee su propio futuro. Para conocerlo, hay que pasar las siete velocidades de ese tiempo que abre “la séptima puerta” de los Infiernos, aquella que quita al inmortal su “Vestimenta pala de señorío”, decían los Sumerios. ¿No sería esta la que según la Biblia “desnudó” a Adán y Eva?.

Penetrando en el octavo tiempo, vivimos con potenciales excesivamente peligrosos, y perdidos en el olvido de las Criaturas inmortales. Hemos invertido la marcha del tiempo, volviéndonos “hijos del Hombre” cuando antes éramos los hijos de la luz creadora o “hijos del Cielo”. Por suerte, seguimos teniendo nuestro Doble en el séptimo tiempo. Él posee la memoria de nuestras preguntas del pasado, aquéllas que el Creador quería que nos hiciéramos.
Tomando las tinieblas de nuestros dobles por la luz de nuestro pasado, hemos querido explorar los futuros peligrosos que nos cortan del Creador y de sus informaciones. Sin embargo, para vivir en un presente, es necesario tener un futuro. Así pues, nuestra exploración sólo se podía hacer siendo dos: uno explorando el pasado, el otro el futuro. Eva fue la primera Criatura tentada por los movimientos (la serpiente) del desdoblamiento. Adán fue su cómplice. Esta pareja abrió la puerta prohibida tras la cual el Creador había encerrado los futuros inútiles o peligrosos. Todos hemos cometido el mismo error, pero los cómplices del principio se han vuelto desconocidos, amigos o enemigos del final. Durante los veinticinco mil años de nuestro desdoblamiento peligroso y mortal, hemos utilizado y elaborado futuros potenciales inútiles. Debemos destruirlos para volver a los siete tiempos del Creador. Para destruirlos, hay que conocerlos, y para conocerlos hay que ir allí. Esto sólo es posible encarnándonos en el presente. De esta manera, servimos de trampolín a nuestro doble, quien, con su cuerpo energético, puede ir del pasado a nuestro futuro para arreglar nuestros potenciales lo mejor posible.

———————————————————————————Luz

tiempo 1: pasado                           Creador

tiempo 4: presente                    Criaturas Inmortales

tiempo 7: futuro                  sus Dobles + nuestros Dobles ___________= 1

tiempo 10: presente de los mortales         nosotros                                        = 4

tiempo 13: futuro de los mortales creado por desconocidos                          = 7

————————————————————–infiernos  ——-= 8

Nuestro futuro es una realidad peligrosa que hay que seleccionar. No hay que hacer nada excepcional, tan sólo saber que otro “yo” vela por nosotros. No hay que hacer nada que sea difícil, puesto que un recién nacido lo hace de manera instintiva. Buscan, al lado de su doble, las informaciones necesarias para resolver su problema. ¿De qué manera? Quedándose dormidos como un bebé confiado, con la certeza de que mañana será un día mejor. Cuando estáis seguros de recibir ayuda en todo momento y en todo lugar, esta confianza se vuelve un automatismo saludable.

jardin  de  loto

Fuente: “Cambia tu futuro por las aperturas temporales”